https://www.freepik.es/foto-gratis/disenadores-graficos-reunion_1006142.htm#query=Grupo%20trabajo&position=20&from_view=search&track=ais

Cómo realizar un análisis de riesgos y estrategias de mitigación

La gestión de riesgos en una empresa es una práctica obligatoria y fundamental. Es una herramienta que permite a las empresas prosperar y mejorar la organización. Por eso es tan importante aprender a realizar análisis de riesgos y estrategias de mitigación. A continuación, te explicamos con detalle todo lo que necesitas saber.

 

¿Qué función tiene el análisis de riesgos y qué es la mitigación de riesgos?

El análisis de riesgos disminuye las probabilidades de que ocurran accidentes en el entorno laboral (tradicional u online) y es una forma de mejorar la eficiencia en la gestión de riesgos. Este campo, permite mejorar la disposición de los trabajadores (al encontrarse en un entorno seguro) y fomenta la confianza.

En el caso de la mitigación de riesgos, es el proceso por el cual se desarrollan opciones y acciones que al ser implementadas reducen el impacto negativo o la probabilidad de que ocurra un evento arriesgado. Es conveniente aclarar que el riesgo sigue existiendo, pero aplicando estrategias de mitigación, los escenarios se encuentran mucho más controlados, gracias al acondicionamiento previo.

 

5 pasos para realizar un análisis de riesgos adecuado

 

Para desarrollar un análisis correcto, se deben seguir los siguientes pasos:

 
  1. Reflexiona sobre los riesgos que amenazan tu proyecto. Efectúa una lluvia de ideas con todas las personas involucradas en el proyecto. Acto seguido, escoge las que te parecen más coherentes con el entorno de tu empresa.

  2. Ordena los riesgos en categorías. Cuando tengas la lista, clasifica los riesgos de la manera que creas conveniente. Puedes basarte en las etapas del proyecto, en los responsables de cada tarea o en otros parámetros internos o externos. Lo más importante es que puedas ordenar los riesgos para ejercer un plan más organizado.

  3. Califica los riesgos. Es fundamental que realices una clasificación con tres tipos de impacto: bajo, medio y alto. Asimismo, es valioso apuntar la probabilidad de que ocurran los riesgos en una escala del uno al cuatro. Para poder hacerlo de forma efectiva, es crucial ejecutarlo en grupo, para poder ser relativos. Todo esto te permitirá saber a qué riesgos tienes que prestarle más atención.

  4. Reflexiona sobre las posibles soluciones. Este punto no debe ser perfecto, sino realista. Identifica los elementos claves que te ayudarán a solucionar los problemas en caso de que aparezcan los disparadores, que son los elementos que te indicará que el riesgo puede suceder.

  5. Calcula los riesgos. Junto con el punto anterior, podrás efectuar un cálculo óptimo de los riesgos. De esta forma, podrás tener un panorama realista de las amenazas que pueden suceder y de cómo tratar de prevenirlas. También conocerás el impacto de estos riesgos sobre tu negocio.

  6. Analiza la raíz de la causa. Es importante que, en caso de suceder una amenaza, reflexionemos sobre la causa para poder reducir el riesgo a futuro. Presta atención a los materiales utilizados en el entorno de trabajo, los procesos de fabricación y el control de la calidad. Es una forma espléndida de evitar pérdidas económicas a largo plazo.

 

5 estrategias de mitigación de riesgos

A la hora de mitigar los riesgos, existen diferentes modelos de actuación. Cada una de las estrategias tiene su propio enfoque a la hora de reducir las amenazas en tu negocio. En ocasiones, se pueden emplear varias, dependiendo de lo que se necesite.

Transferencia de riesgos

El objetivo de esta estrategia es transferir la asignación de riesgos entre diferentes partes. Esto quiere decir que no te responsabilizas únicamente de los riesgos, sino que incluyes a terceros, como suele ocurrir con los proveedores.

Aceptación del riesgo

El objetivo es aceptar el riesgo y las amenazas durante un tiempo establecido. De esta forma, la empresa puede focalizar sus esfuerzos en otros riesgos más urgentes.

Evitar el riesgo

Cuando los riesgos son demasiado elevados para poder solucionarlos, se puede optar por evitar el riesgo. Si ciertos procesos son demasiado arriesgados para la empresa, la mejor opción es no hacer uso de esos procesos e intercambiarlos por otros que sean más seguros.

Control de riesgos

Una de las estrategias de mitigación más utilizadas consiste en controlar de cerca todos los procesos y equipos. De esta forma, se puede realizar una evaluación de los riesgos a medida que se generan para crear medidas que minimicen los factores de riesgo.

Como puedes ver, la gestión de riesgos es fundamental para cualquier negocio que quiera prosperar. El análisis permite adelantarse a los acontecimientos negativos que pueda sufrir un proyecto y evitar grandes pérdidas económicas. Además, genera un ambiente de trabajo de mucha confianza y seguridad.



Referencias

  • Santos, D. (2023, 20 enero). ¿Qué es y cómo hacer un análisis de riesgos? (con ejemplos). HubSpot. https://blog.hubspot.es/marketing/analisis-de-riesgos

  • Eee. (2022). Mitigación de riesgos: proceso de 3 pasos para hacer frente al riesgo. Escuela Europea de Excelencia. https://www.escuelaeuropeaexcelencia.com/2021/06/mitigacion-de-riesgos-proceso-de-3-pasos-para-hacer-frente-al-riesgo/

  • SafetyCulture. (2023, 27 marzo). Mitigación de riesgos: Genchi Genbutsu I SafetyCulture. https://safetyculture.com/es/temas/mitigacion-de-riesgos/